echábamos de menos tus prisas…

lástima que ayer no estuvieran conmigo los que no me creen cuando digo que 1 de las cosas que más echo de menos de mdr. porque me pasé entre 15 y 20 min esperando al bus (y eso que deberían pasar 3 líneas por la parada donde yo estaba tirada) sobre las 4 de la tarde, que vale que sea la hora de la siesta pero no es que no sea 1 hora tan no-punta como para que el bus se olvide de pasar…
en fin, allí me tenéis, maldiciendo haberme quedado más de 30 seg (los justos para ver que no asoma el bus por el túnel) y haberme pirado andando, que tan malo no hacía. pero, claro, como había comido bst a toda prisa no quería que se me cortara la digestión.
seguro?
a los 5-10 min aparecen 2 cotorras que se colocan justo en todo el medio de mi visión del túnel, me revuelvo, las intento molestar y ellas nada, ahí plantaditas (muy majas ellas). lo único bueno que tenía su presencia es que cuando en 1 parada de bus en sdr hay más de 2 personas el bus tiene que estar al caer. no falla.
seguro?
cuando estaba a punto de pillar 1 taxi (ya sabéis que no me gusta llegar tarde y además el feve pasa sólo cada hora y lo de llegar 1 hora tarde…) se divisa a lo lejos el maldito bus.
– ok, pienso, me quedan 8 min para que el feve salga, lo que me da 5 min para que el bus llegue, con el tráfico de las 4 de la tarde, y 2 min para atravesar varias calles y tener Tiempo de entrar en el feve.
venga, merece la pena intentarlo, total, no me queda otra…
así que el bus se desliza lentamente por las calles de sdr, para en toooodas las paradas (sí, es que aquí no hay que hacer 1 seña para que paren, que ellos siempre paran, incluso cuando no hay nadie en la parada y nadie le da al piqui de parada) y me deja donde yo no quería, pero a menos semáforos en rojo de mi destino.
crucé 3 calles con mucho peligro, y vi que por el reloj de la estación de buses ya me había pasado 1 min; giré 1 poco más la calle y vi que por el reloj del feve me faltaban aún 2 min.
2 min para atravesar la calle de doble sentido, para abrir (con fuerza) las puertas de cristal de éstas que se abren y se cierran cuando viene la gente (inteligentes las llaman, ja) y para hacer que 1 vieja pelleja no saliera por la parte de entrada (y mira que lo intentó, tenía que haberla tirado al suelo, leche!).
al final logré atravesar la marea humana (el imserso estaba al completo allí) y abrí a la fuerza otra puerta de cristal (antifrío dicen, jeje) y creo que logré que el pavo del tren se diera cuenta de que estaba intentando montarme en el vagón antes de cerrarse las puertas (éstas ya no se abren tan fácilmente) y me dejó entrar.
total, las 16:15h, la hora de salida del feve.
no querías no ir andando porque decías que se te iba a cortar la digestión? pues toma 3 tazas.
 
de día buscando dónde estarás
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s